TECNOLibertador.com – Dominando el arte de la aislación

Cubiertas Verdes Naturales

TECNOLibertador es una empresa que se dedica a realizar impermeabilizaciones. Dentro de esta amplia rama, más específicamente con Membrana de PVC. Dentro de sus usos, es muy habitual emplearla para un techo verde, cubierta verde o techo ajardinado. Estos son por ejemplo el techo de un edificio que se encuentra parcial o totalmente cubierto de vegetación, ya sea en suelo o en un medio de cultivo apropiado. Las cubiertas verdes se componen de un sistema multicapa, dentro de los que se encuentra la Membrana de PVC, capas drenantes y demás, que permite la propagación de la vegetación en una superficie expuesta y al mismo tiempo garantiza la integridad de las capas inferiores y la estructura de cubierta del edificio.

Estos techos verdes proporcionan un conjunto de funciones adicionales a las de un techo convencional y se diseñan y construyen con parámetros técnicos relativamente sencillos sin necesidad de utilizar tecnologías costosas o altamente especializadas. Varios de los beneficios que proporciona tener una cubierta verde son: Realizando la impermeabilización con Membrana de PVC no hay riesgo de pérdida de agua, excelente aislante térmico, reduce el calor de las ciudades, ayuda a absorber hasta un 70% del agua de lluvia, añade un espacio de disfrute adicional a la vivienda, ayuda a disminuir las inundaciones, etc.

Aplicación de Techos Vivos

Las cubiertas verdes naturales actúan benéficamente no solo para el edificio donde se las instala, además, retienen agua de lluvia y “devuelven” la porción de tierra natural que ocupa la nueva construcción.

Techos Vivos Grandes Aliados

El techo de una vivienda y el de las demás construcciones son los más expuestos a las inclemencias del tiempo. De ahí que resulte clave recurrir a buenas aislaciones para protegerlos y ahorrar en energía.

Realizar un techo vivo o cubierta verde natural es una de las mejores opciones, pues ocasióna menor impacto ambiental y colabora con la sustentabilidad. Como en este tipo de techos existen diversas alternativas, es importante analizar cada caso en particular para determinar la capacidad de la estructura y el uso que se le dará: si será “extensivo”, con poco espesor y menor diseño, o “intensivo”, con mayor diseño paisajístico o para uso de huerta y cultivo.

La nueva tendencia es crear un techo vivo que requiera el menor mantenimiento y riego posibles, utilizando plantas nativas y una gramínea que, favorecidas por el clima de la zona, vayan creciendo naturalmente y multiplicando las condiciones aislantes sin necesidad de incurrir en nuevos gastos. Las especies irán variando según la época o estación del año y ofrecerán así sus mejores cualidades y vistas en cada período. Es importante que los sustratos de tierras y el sistema drenante, además de ser alivianados, permitan un correcto escurrimiento del agua para que se logre el equilibrio del ecosistema.

Cubierta Verde Finalizada

La aislación hidrófuga que requiere este tipo de techos debe ser materializada con productos aptos para estar en contacto continuo con el agua y la humedad, y que además posean propiedades anti- raíces. Las membranas de PVC o las de Polietileno de Alta Densidad soldado por termofusión son las mejores opciones. La mayor bondad de los techos vivos es la aislación térmica que brindan. Dependiendo del espesor del sustrato y de las plantas cultivadas, pueden reducir entre 8º y 10º de temperatura en el cielorraso y además tienen una menor inercia térmica que los techos de losa de hormigón con contrapiso tradicional, que absorben toda la radiación solar en verano, calentando dichos materiales día tras día. Otra ventaja de estos techos es su poder para acumular y guardar el agua de lluvia luego de pasar por las capas naturales, los filtros de geotextil y demás elementos drenantes. Este líquido luego se utiliza para riego o se incorpora a un circuito interno de la vivienda, cuidando y ahorrando  de este modo el agua potable.

cubierta verde agreste

Al diseñar y construir con cubiertas verdes naturales estamos devolviendo la porción de tierra que ocupa la construcción. Cuidamos nuestro planeta y el medioambiente sin mayores costos que los de un techo tradicional y con los incalculables beneficios que el sistema aporta.

Techo vivo